Cuidados plantas de interior

Cuidados

La luz es un elemento imprescindible para la vida de una planta por lo que, en el momento de elegir el lugar a situarla, será necesario tener en cuenta la iluminación solar o bien alumbrarlas artificialmente. Sin embargo, el exceso de luz puede provocar quemaduras y necrosis que afectan al crecimiento de la planta. En el caso contrario, si una planta dispone de escasa luz se marchitará.

Es recomendable darle la vuelta regularmente a la planta para que reciba la misma luz en todas sus partes. Un consejo muy útil es no poner nunca una planta que ha estado en sombra o a media sombra al sol directamente, ya que se podrían quemar las hojas. De norma general, una planta necesita diariamente entre 12 y 16 horas de luz. Cuando no les llega suficiente, la solución alternativa es la luz artificial. Existen lámparas incandescentes que imitan la luz natural y que son muy prácticas en ciertos casos. La temperatura ambiente y la humedad también son factores claves en la vida de tus plantas de interior.

Por ejemplo, la falta de humedad se hace evidente cuando la planta se pone amarilla y se le caen las hojas, al mismo tiempo que dejan de crecer y disminuye su tamaño. Para resolver este problema, basta con vaporizar a diario el follaje con agua pura, y si no es posible, lo que debemos hacer es hundir las macetas en turba húmeda, ya que ésta mantiene la humedad atmosférica. En algunos casos, la presencia de fuentes o jarrones con agua pueden mantener un grados de humedad constante y suficiente para nuestras plantas. En cuanto a la temperatura, podemos decir que en condiciones normales una planta necesita una media que varíe entre los 12 grados, en invierno, y los 24 grados, en verano.

Por norma general, las plantas de interior presentan menor evaporación y por eso necesitan menos agua, excepto en condiciones de calefacción que provoquen una sequedad excesiva. Las plantas que necesitan menos riego durante el reposo vegetativo son las de hoja caduca, los bulbos, los rizomas, los tubérculos, las plantas crasas y las de reposo absoluto.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+